El perro Excalibur

Seguramente hayáis oído la historia en los últimos días a raíz de la paranoia que ha surgido en nuestra sociedad por el virus del Ebola. La enfermera que contrajo accidentalmente el virus del ebola tratando al misionero traído de Liberia tenía un perro que se supone que podría estar infectado por el mismo virus.

Una vez que la enfermera fue ingresada para tratarla de su enfermedad se empezó a rastrear a todas las personas que habían estado en contacto con ella para encerrarlos y mantenerlos bajo observación mientras se observaba si habían sido infectados. El objetivo último era evitar que la enfermedad se dispersara por España dejando un reguero de muerte.

Uno de los seres vivos que se habían puesto en contacto con la enfermera era su perro. Aquí su perro.

ENFERMERA TERESA ROMERO RAMOS CONTAGIADA DE EBOLA EN MADRID

Al ver que excalibur había estado en contacto con su ama se decidió aislarlo y sacrificarlo para evitar que transmitiera su enfermedad a otras personas o animales. La decisión de sacrificarlo fue tomada de forma institucional

El caso es que a todos los amantes de los animales se nos han planteado una serie de interrogantes y dilemas morales.

  1. Se debe salvar a un perro que pone en peligro la vida de los seres humanos?
  2. No hubiera sido más sencillo aislarle como a las personas para saber si estaba enfermo?
  3. La observación de Excalibur no hubiera ayudado más a la ciencia que su sacrificio?

El hecho de que seamos una asociación defensora de los animales no impide para que intentemos tratar este tema con objetividad. Por lo que nuestra opinión ante este tema es la siguiente:

  1. Si el animal supone un riesgo para la vida de cualquier persona estamos a favor de su sacrificio utilizando el método menos doloroso posible
  2. Antes de nada deberíamos encerrar al animal y comprobar si está infectado por el virus del ebola. Someterlo a las pruebas que fueran necesarias para comprobar si realmente es un animal enfermo
  3. Valorar si es más conveniente para la salud publica humana el mantenerlo vivo a efectos de analizarlo y buscar soluciones a la enfermedad

Creo que los defensores de los animales no debemos cometer el error de valorar más a los animales que a las personas. El valor de la vida humana es primordial y superior a la vida de cualquier animal. Sin embargo el que valoremos más la vida de las personas no hace que desvaloricemos el valor de la vida animal. Apreciamos y valoramos la vida animal y la defenderíamos contra todas las cosas salvo que se pusiera en contra de la vida humana.

El animalismo no debe tratar de igualar a los animales con las personas sino valorar la vida de los animales en si grandeza y dignidad propia. El amor a los animales no debe ir en contra del respeto fundamental a la vida humana